(Gioppino. Marioneta de Mario Perozzi, finales s.XIX, inicios s.XX)

Hasta el domingo 12 de mayo de 2019 puede verse en el exconvento de San Francesco de Pordenone la exposición ‘Giù la maschera’ sobre el rico patrimonio de los personajes o héroes populares del teatro de títeres en Italia, allí llamados ‘máscaras’ como es costumbre hacerlo con los personajes de la Comedia del Arte.

Fanacapa, de Verona, y Gioppino, de Bérgamo.

Máscaras que no son tales, pues son todos títeres o marionetas, algunas con máscaras y otras sin, pero que en las crónicas que vamos a publicar sobre la exposición y el encuentro que tuvo lugar en la tercera ciudad del Friuli, llamaremos ‘máscaras’ entre comillas, para distinguirla de la palabra española que indica la doble cara que se pone en el rostro para cambiar de identidad. Aclaraciones necesarias para quienes desconozcan esta terminología teatral de Italia.

Claustro del exconvento de San Francesco durante la representación
de Gianluca di Mateo.

Junto a la exposición, que se inauguró en Pordenone el día 13 de abril, tras una primera estancia en la vecina Cordenons (donde estuvo expuesta del 26 de enero al 27 de febrero de 2019), los organizadores han ofrecido a la ciudad un nuevo festival, que pretende ser bianual, y que han titulado MAgicaBUra!, Festival de Teatro di Figura. Un festival que en este caso complementa e ilustra a la perfección la temática expositiva, pues todos los espectáculos han girado alrededor del mundo de las ´máscaras’.

Habría que hablar aquí de quienes son estos organizadores que cada año proponen una exposición diferente (hace dos años fue la exposición Rutas de Polichinela, llamada allí ‘Le Estrade di Pulcinella’, que trajo la producida por el TOPIC de Tolosa complementada por algunas ‘máscaras’ italianas, y que fue tratada largamente en Titeresante (ver aquí), organizadores que se lanzan además a la aventura de organizar un Festival. Se trata de la compañía Ortoteatro, que dirige Fabio Scaramucci, uno de los polos teatrales más activos e interesantes del noreste de Italia, y de Walter Broggini, el titiritero e ideólogo de este programa de exposiciones y eventos llamado ‘El Fantástico Mundo de los Títeres’, con cuatro iniciativas en su haber ya realizadas en los últimos años.

Walter Broggini presenta la exposición.

Lo más interesante de la presente exposición es que no se va a quedar sólo en la región italiana del Friuli, sino que también podrá verse en España, concretamente en el TOPIC de Tolosa, durante el próximo otoño e invierno, y más tarde, ya en la primavera del 2020, en el Museu da Marioneta de Lisboa. Se trasladará luego al Museo de Marionetas de Lubliana, en Eslovenia.

Idoya Otegui con Brighella, marioneta de finales del 700, inicios del 800.

Una exposición de gran importancia, pues es quizás la primera vez que se exponen las principales ‘máscaras’ con la voluntad expresa de destacar la inmensa riqueza de este patrimonio en Italia, donde prácticamente cada ciudad importante tiene a su héroe particular, un personaje que busca representar los trazos simbólicos propios de su lugar de origen, y en cuya imagen y formas de ser y de hablar, los lugareños se sienten representados y se identifican con suma facilidad.

Algunas de estas ‘máscaras’ proceden del repertorio de personajes de la Comedia del Arte, como Pulcinella, Arlechino, Pantalone, Brighela, Il Capitano, Il Dottor Balanzone o Tartaglia, todas ellas con sus máscaras características. Pero el resto de personajes son héroes nacidos en el siglo XIX, hijos del cambio de época que representó la llegada de los nuevos ideales revolucionarios, y que la invasión napoleónica expandió. Estos nuevos personajes no llevan máscara, por una razón muy simple: era mal vista por los espíritus avanzados de la época, que la consideraban un anacronismo propio del Viejo Régimen aristocrático. Sin duda llevar máscara sería visto como un signo de encubrimiento y de doble moral, una reminiscencia decadente de oscurantismo y fasto barroco.

De hecho, Napoleón prohibió el uso de las máscaras en el teatro, lo que explica que el teatro de la Comedia del Arte con sus personajes haya sobrevivido sólo en el teatro de títeres, único lugar donde las máscaras podían actuar.

Brighella y Arlecchino, durante la representación de Pietro Roncelli, de Bérgamo.

Este hecho ha conferido al teatro de títeres popular de los siglos XIX y XX la enorme responsabilidad de mantener vivo un patrimonio literario, escénico e icónico de enorme importancia, que algunos titiriteros, como es el caso del gran maestro Romano Danielli de Bolonia, llaman el Teatro Clásico de los Títeres en Italia.

La voluntad de Walter Broggini de dar énfasis a la enorme variedad patrimonial de ‘máscaras’ existentes en Italia, esta especie de ‘reserva natural de los títeres’ única en Europa, se manifiesta en los mapas que aparecen tanto en el catálogo como en la exposición. Un modo de situar a cada personaje en el tiempo de la Historia pero también en la Geografía del espacio, mostrando así una distribución territorial que tiene que ver con la cultura, la historia, la lengua, los dialectos y la realidad humana de las diferentes ciudades, reinos, repúblicas y regiones que conforman el aglomerado de lo que a finales del siglo XIX acabó siendo Italia.

Mapa de Italia con ‘máscaras’ y localidades.

De todo ello habla esta exposición, con los rostros mudos de las ‘máscaras’ tan llenos de expresión y de su poderosa carga de energía potencial. En su quietud, hablan a través de sus miradas y de sus rasgos nobles o exagerados la mayoría de las veces, pues como es común en los títeres, viven la tensión que les pusieron sus autores, que buscaban la síntesis expresiva de la caricatura y del exceso.

Sandrone, de Modena.

De los personajes que se inclinan por lo grotesco, aparte de Pantalone o el Dottor Balanzone, siempre muy exagerados en sus rasgos, o de Brighella, considerado en muchos casos como el más bruto o villano de la pandilla, o del mismo Arlecchino, siempre excitado y lleno de profundas reminiscencias diabólicas y animalistas, yo destacaría, a la máscara de Sandrone, un personaje del que los titiriteros gustan y sacan mucho jugo, por sus rasgos patanes, toscos y rústicos, aunque sinceros. Magnífico fue el coro de Sandrones que pudimos gozar a cargo de la compañía ‘aumentada’ de Romano Danielli, un verdadero festín de voces y rostros, del que hablaremos en otro artículo.

Pantalone y Gioppino.

Claro que Gioppino no le va a la zaga. Tiene fama de aguerrido y belicoso, provisto de sus tres espectaculares bocios, pero bajo su apariencia estrafalaria, es un ser noble y bueno. Tiene la inocencia del rústico, y de hecho así lo pudimos constatar en la representación que nos ofreció el maestro Pietro Roncelli, que llegó de Bérgamo para participar en el encuentro de ‘máscaras’.

Pampalughino y Tascone, de Tortona.

También Tascone, el rústico inventado por Pepino Sarina en Tortona, tiene rasgos de patán tosco, y de hecho comparte con Sandrone boca y dentadura similares.

Bargnoclo.

Bargnoclo y Flema son dos ‘máscaras’ singulares de aspecto patético y decadente, aunque siempre divertido y paródico, uno por su enorme verruga, fruto de la imaginación del maestro Italo Ferrari, de Parma  (1877-1961), y el otro por el grueso moco que le cuelga de la nariz, creado por Angelo Cuccoli, de Bolonia (1834-1905), a modo de pareja cómica de Fagiolino.

Flemma.

También Barudda, de Génova, creado por Luca Bixio llamado Il Cincinnina (1801-1879), tiene una personalidad fuerte e intempestiva, como muestran sus rasgos algo groseros y rústicos.

Barudda, de Génova.
Famiola.

Interesante es el personaje de Famiola, de Pavía, que ya estaba en activo en 1811, según indican documentos de la época. Será adoptado como protagonista por Gaspare Carlo Gioacchino Colla, llamado Giuseppe (1805-1861), iniciador de la saga familiar de los Colla, una de las más importantes y longevas del país. Por lo visto era un rebelde que no dudaba en sacarle la lengua a quién se lo merecía.

Fagiolino, de Romano Danielli, durante la representación en Pordenone.

Luego están los héroes divertidos y simpáticos, más listos que el hambre, aunque por lo general bastante irreflexivos: Fagiolino, de Bolonia, uno de las ‘máscaras’ más importantes, por la vida y actualidad que aún mantiene, pues son varios los maestros actuales que lo manejan y le sacan un provecho enorme. Una de sus especialidades es el buen uso de la cachiporra. Por lo visto ya existía en la época de la Comedia del Arte, aunque no lleva máscara alguna.

De izquierda a derecha, Gioppino, Fagiolino, Sganapino y Meneghino.

A su lado, aparece otro personaje espabilado, Sganapino, cuyas ocurrencias siempre hilarantes le dan un gran protagonismo, de modo que comparte con Fagiolino una buena amistad y el favor entregado del público.

Baciccia, marioneta de la familia Pallavicini, finales del 900. Génova.

Baciccia della Radiccia es la ‘máscara’ principal del teatro de títeres y de marionetas de Génova, obra de Raffaele Pallavicini (1874-1957), simpático, listo e intrépido, siempre a punto de liarse en cualquier aventura, en las que actúa con bondad y justicia.

Gianduja, de Turín.

Y no podríamos dejarnos a Gianduja, la ‘máscara’ de Torino y del Piamonte, nacido a finales del siglo XVIII y fruto de la fantasía del titiritero turinense Giovanni Battista Sales y de Gioacchino Bellone di Oja. Un personaje que tuvo mucha importancia y presencia durante todo el novecientos en las dinámicas vicisitudes históricas del territorio de Saboya, desde donde se inició la unificación de Italia. Hoy perdura aún bajo el empuje de quien fue el último gran maestro turinés, Gualberto Niemen (1905-2003). Dispone incluso de un Museo que le está dedicado, obra del recientemente fallecido  maestro Giovanni Moretti y del crítico, profesor y estudioso Alfonso Cipolla (ver aquí)

Valerio Saccà con su Meneghino.

Meneghino, personaje que aparece tanto en el teatro de actor como en el de títeres, representa al pueblo milanés ya desde los siglos XVII y XVIII. Y a pesar de que a principios del novecientos se mantiene sólo en papeles secundarios del teatro de títeres, como nos indica Walter Broggini en el catálogo, hoy vuelve a renacer de la mano de jóvenes titiriteros que han decidido rescatarlo como protagonista: Valerio Saccà y Giorgio Rizzi. De este último, pudimos ver el estreno de la obra ‘Meneghino  e il Castello di Tremarello’.

No hemos hablado de los personajes más famosos y longevos, las ‘máscaras’ principales de la Comedia del Arte, Pantalone, Arlechino, Brighella, Pulcinella…, que están muy bien representados en la exposición y que aparecieron también en los espectáculos del Festival.

Paolo Papparotto con Arlechino y Colombina.

Importante citar la obra de Paolo Papparotto, uno de los maestros más importantes del Veneto, quien presentó ‘Lezione sulla commedia dell’arte (tre farse dull’amore)’ con Arlechino de protagonista, y de la que hablaremos en breve. Igualmente la compañía Aprisogni de Treviso con ‘Arlecchino cavadenti’. Y por supuesto, la representación de la compañía ‘ampliada’ de Romano Danielle ya antes citada, el gran maestro de Bolonia.

Romano Danielli, en el Auditorio Concordia de Pordenone.
Gianluca Di Matteo con los Guaratelle di Pulcinella, en plena actuación.

Nos faltaría para completar este cuadro le guaratelle di Pulcinella, la máscara napolitana, tan diferente de las anteriormente citadas: mientras estas se caracterizan por ser personajes de un teatro de texto, entre la comedia, el drama y la farsa, los guaratelle de Pulcinella participan de un lenguaje radicalmente diferente: musical, entregado al dinamismo y provisto de tanto movimiento que exige un importante vistuosismo manipulador. Por otra parte, el hablar de Pulcinella se canaliza a través de la lengüeta, con lo que el texto es casi superfluo, un simple acompañamiento de la acción.

Pulcinella de Bruno Leone.

Eso no significa que no hubiera obras con Pulcinella enmarcado en estructuras de comedia y de farsa, de hecho suele estar presente en el repertorio de este ‘teatro clásico de los títeres’, según palabras de Romano Danielle. Pero su característica principal es su capacidad de movimiento y su gestualidad exagerada. En Venecia era una figura muy vista, tal como nos lo indican las pinturas y los grabados de los Tiépolo. Sería interesante saber de qué iban sus obras, aunque por la crítica que les dirige Tiépolo, seguramente serían farsas más bien chuscas y obscenas, dignas de ser reprobadas. Para los ilustrados de la época, un triste síntoma de la evidente decadencia de Venecia.

Grabado de Giandomenico Tiepolo.

En el festival MAgicaBura! Estuvo presente bajo la diestra mano de Gianluca Di Matteo, uno de los actuales virtuosos que lo están llevando por todo el mundo.

Atención, todavía faltan los personajes recién nacidos, pues el ecosistema de las ‘máscaras’ italianas estaría cojo sin la aportación de savia nueva, ya sea con practicantes jóvenes de los temas y personajes tradicionales, ya sea con la invención de nuevos nombres y figuras.

Arestes Paganos.

La exposición muestra a dos: Arestes Paganos, creado en 1992 por Donatella Pau y Tonino Murro, de Caglari, Cerdeña, un personaje que representa al habitante de la llamada Barbagie, el centro de la isla, enmarcado en la cultura de la pecora, las ovejas, cuyo pastoreo constituye la dedicación básica y tradicional de los campesinos de la zona. Por eso lleva una máscara que recuerda la de los carnavales de Cerdeña y también la cara de una oveja.

Pirù.

El otro personaje nuevo es Pirù, creación de Walter Broggini en 1987, un titiritero formado en el teatro de títeres contemporáneo y habitante de una zona en la que no existe ninguna ‘máscara’ particular que la represente. Atraído por el reto de conocer y explorar el lenguaje del ‘teatro clásico de títeres’, pero con ganas de romper moldes y hacer algo nuevo, crea a Pirù, un personaje de rostro pintado casi como un indio de las praderas americanas de Hollywood, un clown de circo, o un punky de fantasía, una máscara pintada en realidad en el rostro, que le permite ser real e imaginario a la vez, participar de la doble condición de ser mito y realidad. Tuvimos la oportunidad de ver el espectáculo ‘Pirù e la vendetta di Teodoro’, que comentaremos en un próximo artículo.

Il Catalogo.

No hay exposición que se precie sin catálogo, sobre todo en un tema como el que nos atañe, donde es tan importante mostrar y fijar el repertorio de las ‘máscaras’, es decir, mostrarlas a modo de inventario visual de las mismas.

Il Catalogo.

Para ello ha realizado Broggini un exhaustivo trabajo de exposición y de síntesis, y a la vez de clarificación en la procedencia de cada uno de los personajes, con mapas que nos indican claramente los orígenes, y con imágenes de impacto que nos muestran a cada uno de ellos según versiones de diferentes titiriteros. Por otras parte, cada una de las ‘máscaras‘ tiene un nutrido y documentado texto explicativo, donde se indican los autores, sus fechas de nacimiento y los pormenores básicos de su vida en el tiempo y en el espacio. Al final, un índice de nombres nos reseña la procedencia de cada una de las piezas expuestas.

Walter Broggini y Roberta, directora de producción de Ortoteatro.

Il Catalogo contiene en el inicio varios textos, todos ellos de gran importancia. El primero a cargo del comisario de la exposición, Walter Broggini, quien nos presenta las intenciones y el contexto en el que nos vamos a mover (vean aquí). Le sigue un texto de un enorme valor, al tratarse del testimonio de uno de los grandes maestros aún en activo, Romano Danielle, de Bolonia, repleto de valiosas indicaciones y con opiniones personales impagables. Quien suscribe estas líneas fue invitado a escribir una visión externa de este tremendo patrimonio tan poco conocido en Europa y resto del mundo. Y por fin, Alfonso Cipolla, director del Museo de Gianduja y del ‘Istituto per i beni Marionnettistici e il Teatro Popolare, nos explica lo que es este instituto y nos sitúa en el contexto del Museo di Gianduja de Turín.

Etiquetas: , , , , , , , ,