(Armando Morales en una de sus actuaciones en el Teatro Arbolé)

El titerismo es uno solo: aquel en que el hombre en su soledad es acompañado por sus propios misterios y nada más fascinante que los misterios de la relación entre el sujeto y el objeto y más cuando se le insufla una acción dramática que nos deja a todos, o a casi todos, con la boca abierta ante el prodigio del titerismo.

Armando Morales

El actor titiritero y fundador del Teatro Nacional de Guiñol, Armando Morales Riverón, falleció este viernes en La Habana a los 78 años, tras una prolongada enfermedad.

Morales fue uno de los más importantes animadores del resurgimiento del teatro de títeres en Cuba. Director, diseñador y actor titiritero, Armando Morales (La Habana, 1940) es una de las principales figuras de esa especialidad en la escena contemporánea cubana. Junto a René Fernández Santana, también Premio Nacional, está considerado uno de los padres del teatro de títeres y para niños en la Cuba actual.

Amigo de Teatro Arbolé, compartió con nosotros lugares diversos de América latina y muchas tardes en el viejo y en el nuevo Teatro Arbolé a orillas del Ebro en España.

Pertenecía al Comité de Expertos del Consejo Nacional de las Artes Escénicas y al Comité Cubano de la Unión Internacional de la Marioneta. Su vinculación con Teatro Arbolé viene de lejos, compartimos en La Habana a finales de S.XX junto de Freddy Artiles y René Fernández buenas tardes de espectáculos y aprendizaje, en el Guiñol nacional de La Habana.

Armando Morales. Fotografía publicada en el Diario de Cuba (ver aquí).

El títere: el superactor; Títeres: el arte en movimiento; Maravillas del retablo; Teatro mambí para niños; y Titeriterías eran algunos de los títulos de la obra teórica de Armando Morales. Siempre estará en el recuerda de este Teatro de Marionetas que junto al Ebro siempre ha estado unido a Cuba. Descanse en paz decimos siempre. Lo guardaremos en la memoria.

Fundó el Guiñol Nacional de La Habana (Cuba) junto a los hermanos Camejo. Destacó como actor-titiritero, como director artístico, como diseñador y además ha desplegado una intensa labor como pedagogo y teórico de un género en el cual no abundan los trabajos de reflexión.

Fue uno de los principales maestros titiriteros del Teatro para niños cubano, su labor ha sido reconocida a nivel nacional e internacional, pues participó en todos los Festivales, talleres y eventos que en Cuba se han hecho.

En la escena internacional mostró su obra en España, Italia, Argentina, Rusia, México, Perú, Suiza, Santo Domingo, Venezuela y otros muchos países.

Colaboró de la revista Tablas y Conjunto, fue asesor del Ministerio de Educación de Cuba en materia de Teatro Infantil. Fue Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba

Armando Morales, el año en que recibió el Premio Nacional de Teatro 2018 de Cuba.

En su trabajo como juglar-titiritero, se adueñó de las calles con textos de Javier Villafañe, José Pedroni, Roberto Espina hasta llegar a textos clásicos como el de Jacques Prevert “En Familia”.

Sus inicios en el arte titiritero fueron en 1961, junto a los legendarios hermanos Camejo y Pepe Carril, a quienes acompañó en la fundación del Teatro Nacional de Guiñol (TNG), del cual es director desde el año 2000.

Armando Morales y Xiomara Palacio en 2012.

De reconocido prestigio dentro y fuera de Cuba, desarrolló una importante labor en la formación de nuevas generaciones de actores y directores cubanos. Fue Profesor Titular de la Universidad de las Artes desde 1999.

Queda en el recuerdo sus obras y sus buenas maneras en este oficio que el ayudó a construir.

(ver artículos en Titeresante donde se menciona a Armando Morales aquí)

Etiquetas: , , ,