FIDENA es un festival internacional de títeres que ya ha cumplido 60 años y que en sus últimos veinte ha sido dirigido con gran eficacia por Annette Dabs. Se puede considerar que Bochum es la capital del festival pero la realidad es que se celebra a caballo entre diversas ciudades como Hattingen o Essen.

Estamos ante un festival metropolitano de un considerable tamaño y calidad, siendo dedicados la práctica totalidad de sus espectáculos a jóvenes y adultos. Su directora ha sabido imprimir a la programación un claro interés por el debate ideológico, más allá de la mera estética o de la más efectista puesta en escena.

Este festival tiene lugar en el estado alemán de Renania Westfalia, situado en la parte central de la cuenca del Ruhr que fue devastada por los bombardeos durante la segunda guerra mundial. Bochum, como algunos de los pueblos de esas tierras, fue rico en minas de carbón y en fábricas para la elaboración del hierro y del acero, pero avanzados los años sesenta comenzó un proceso de cierre de las minas y de las siderurgias que se extendió, por lo menos, hasta los noventa.

La sensibilidad de las gentes de esta zona, así como la de sus autoridades, ha hecho posible que varias de estas instalaciones sean en la actualidad auténticos museos de la industria, en los que se pueden celebrar las más diversas actividades culturales, como es el caso de FIDENA. Otro museo importante de esta ciudad es el Museo del Ferrocarril, en el que se pueden contemplar un alto número de históricas locomotoras de vapor, que todavía pueden ser puestas en
funcionamiento para pasear a los visitantes.

DeutschesBergbau Museo, antigua mina cuyo elevador es un icono de la ciudad

Estamos ante una ciudad de nuevo cuño y que ha tenido una gran pujanza, décadas atrás con la industria tradicional y en las últimas gracias a la instalación de fábricas para la construcción masiva de coches de la marca Opel. Todavía persiste una gran fábrica del tándem Thyssen-Krupp dedicado al acero, aunque estamos ante una ciudad volcada hacia la acción cultural.

A cualquier visitante de origen hispano le sorprende, al llegar al corazón de la ciudad, la existencia de varias calles en las que la presencia de restaurantes y bares es mayoritaria. Es una sorpresa, pero es una sorpresa agradable, ya que afortunadamente sus gentes son tan aficionadas a estos establecimientos y diversiones como las supuestas gentes ruidosas del sur. El amor de los habitantes de Bochum por la utilización del espacio público me ha resultado admirable.


 En una amplia sala de este edificio de congresos se ha celebrado el Consejo de UNIMA 2018

El Consejo de Unima

Todas las mañanas, en torno a las ocho, junto con el otro consejero internacional de UNIMA por España, Ángel Casado, del 13 al 16 de mayo hemos subido por la calle Castroper hacia el Ruhr Congress Zentrum para asistir al Consejo de UNIMA 2018. Antes habíamos de pasar por una hermosa sinagoga y un moderno planetarium. A la derecha de este mastodóntico edificio se encuentra un moderno stadium, mientras que a la izquierda se puede disfrutar de un parque de considerables proporciones, profusamente florido, y en el que al visitante le sorprende la enorme altura de buena parte de sus ejemplares arbóreos.

El Consejo se ha desarrollado en sesiones de mañana y tarde tras el discurso de bienvenida del presidente Dadi Pudumjee y el informe de la secretaria general Idoya Otegui. Luego vinieron los informes de las comisiones, que están desarrollando un interesante trabajo, y después los informes de los centros nacionales, que sirven para visibilizar la fuerte pujanza de UNIMA.

En primer plano la nueva secretaria Emmanuelle Castang, al fondo Manuel  Morán, Dadi Pudumjee, Idoya Otegui, Lucile Bodson y Karen Smith.

Lo más interesante de todo esto fue la importante y extensa labor que la dirección está realizando, visualizada ampliamente gracias al informe de la secretaria, así como la vitalidad de las comisiones, a pesar de que la situación económica de UNIMA es cada vez más precaria. La necesidad de buscar nuevos ingresos a través de fundaciones u otras instituciones se manifestó como algo ineludible.

Para los que asistimos en estos momentos a tales eventos, es una obligación de primer orden manifestar la gran importancia que nuestra asociación otorga a todos y cada uno de los centros nacionales,considerando que son el tronco central e indispensable de UNIMA.

Ángel Casado leyendo el informe de UNIMA Federación España, con la ayuda de la intérprete, Adele.

Otra cuestión muy importante es que el Comité Ejecutivo, en consonancia con los estatutos y con los objetivos de la asociación, viene manteniendo una posición muy positiva en materia de paz y de justicia social, favoreciendo la convivencia a nivel nacional e internacional. Creo que todos debemos sentirnos orgullosos de estas características de UNIMA, recreadas en los tiempos de la dura guerra fría, apostando abiertamente por el entendimiento entre los pueblos a través del arte de la marioneta y del respeto a los derechos humanos.

La revisión de los estatutos y las cuentas, a modo de ingresos y gastos, también estuvieron entre los temas a debatir y aprobar, aunque para mí tenga mayor interés lo que se pretende hacer en los dos próximos años utilizando esos medios financieros. Cabe destacar la organización del Congreso de Bali en 2020, donde además de actualizar la asociación, se celebrará un festival mundial de títeres que pretende presentar cuatro grupos por cada uno de los cinco continentes.

También se eligió una pequeña comisión con el objetivo de que realice una propuesta de Comité Ejecutivo, que será aprobada si procede en ese congreso.

Se va a convocar un concurso para premiar un texto que luego será representado por varios elencos y presentado en Bali. También es una propuesta interesante el programa llamado Erasmus Plus, relacionado con la formación escénica de los jóvenes en áreas tradicionales y el patrimonio, enmarcado en la acción de la Unión Europea con motivo de haber declarado 2018 el Año del Patrimonio Cultural en Europa. Finalmente los alumnos elegidos presentarán un espectáculo de marionetas.

VISITAS A LOS MUSEOS DE LA ZONA

La tarde del último día del Consejo los organizadores facilitaron la visita, a aquellos que quisimos asistir, primero al Museo Jahrhunderthalle sobre los restos de una antigua acería en Bochum, y luego al Ruhr Museo, ubicado sobre las instalaciones de una antigua mina de carbón declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y sita en la vecina localidad de Essen.

La primera instalación es conocida como la Catedral Cultural de la Industria, ya que en esa antigua acería, que fue paralizada en 1980 y conservada desde el momento en que dejó de funcionar, se vienen realizando gran número de representaciones relacionadas con la música, la danza y el teatro fundamentalmente.

Un grupo de consejeros escucha las explicaciones de una guía del Museo Jahrhunderthalle de la ciudad de Bocchum

Sorprende al visitante que todo esté como el día en que dejó de funcionar, así como la inmensidad y la altura de las grandes naves, en las que diversos operarios se afanan en colocar los miles de sillas que, ubicadas sobre diversas gradas, van a alojar a los espectadores de las próximas representaciones.

En mi caso, resultó muy especial la contemplación de ese espectacular paisaje industrial, ya que los 24 primeros años de mis 51 de actividad profesional tuvieron lugar en un espacio como el que visitábamos.

La segunda opción de la tarde no fue menos espectacular al visitar una antigua mina de carbón, cuyo elemento de referencia es un gran elevador por el que surgía el carbón para su posterior tratamiento para ser utilizado en los Altos Hornos.

El Ruhr Museo instalado en una mina de carbón de Essen

Mientras se explicaba al grupo de visitantes el funcionamiento de la planta sobre una maqueta de la misma, no pude evitar realizar un gran número de fotografías buscando composiciones caprichosas entre los edificios y los conductos que los unen, por los que debe circular la materia prima para ser sometida a los diversos procesos de transformación.

Los grandes pabellones están dotados con enormes máquinas que tienen un gran efecto en los visitantes, especialmente cuando una espectacular escalera mecánica nos subió hasta una planta situada a unos 30 metros de altura.

Lanzadera mecánica a las plantas elevadas del museo

Allí, además de la entrada a diversas zonas del museo, se ha instalado entre sugerentes máquinas el departamento de información, una cafetería y la tienda que en todo museo presenta los libros, las revistas y las fotografías alusivas a su contenido.

Fue en este espacio, donde sentí una gran melancolía, porque la industria siderúrgica de la Ría de Bilbao ha desaparecido casi por completo, sin dejar más rastro que uno de los hornos altos de Sestao, que corre el peligro de desaparecer en su soledad por la falta de atención y apoyo económico para su conservación y transformación en un recurso cultural, educativo y museístico.

La tienda del museo

El patrimonio industrial que se ha conservado en esta zona es mucho más amplio, convirtiéndose en una referencia para los conservacionistas de otros países, por ejemplo el nuestro.

Comenzaré hablando de la programación del festival continuando el desarrollo de lo anterior, ya que una de las representaciones a las que se nos facilitó asistir fue la colaboración entre la Pickled Image de Gran Bretaña y el Nordland Visual Theatre de Noruega con el título de Coulrophobia–Fear of Clowns,  presentada en un teatro instalado dentro de las instalaciones del Museo Henrichshüte en Hattingen.

Se trata de una siderurgia cerrada hace unos treinta años, conservando todas sus características y habiéndose habilitado espacios para la acción cultural, como lo fue este interesante espectáculo de clowns que, poco a poco, fue introduciendo con gran acierto algunas escenas con marionetas.

El antiguo horno alto conservado

Otro gran espectáculo de este festival fue el titulado The Ventriloquists Convention, con cien minutos de duración, en inglés, y que fue muy bien recibido por el público alemán que contó con una traducción en la parte superior del escenario. Se trata de un amplio equipo de titiriteros que tienen un gran dominio de la interpretación, de la manipulación y de la interrelación con su muñeco y el público, destacando el marionetista Gisèle Vienne nacido en Charleville–Mezières y formado en la Escuela de Artes de la Marioneta de esa localidad.

En la convención de ventrílocuos, su personaje es recibido por sus compañeros como un verdadero líder, pero los sucesos irán desdibujando ese papel y mostrando los problemas y limitaciones de cada uno de ellos.

La representación fue realizada en el Kammerspiele, un segundo espacio teatral del teatro Schauspielhaus, que en los años cincuenta sustituyó al bombardeado teatro del mismo nombre.

Buena parte de los asistentes al consejo también contemplamos en el Teatro Grillo de Essen el espectáculo Arde brillante en los bosques de la noche, presentado por el Grupo Marea de Argentina bajo la dirección de Mariano Pensotti, formado en las artes visuales, el teatro y el cine.

Arde brillante en la noche de los bosques

La obra hace una revisión de la revolución rusa en el centenario de su proclamación, analizando algunos logros sin olvidar los errores. Para ello parte de la figura de la revolucionaria y feminista rusa de aquella época, Alexandra Kollontai, divulgando algunos de sus planteamientos sobre el cuerpo femenino, la libertad de la mujer y cómo el capitalismo construye una identidad femenina castrante.

Interesante reflexión sobre lo que pudo ser y no fue, tanto desde el punto de vista de la liberación social como desde el de la liberación de la mujer. Quizás le sobre parte de las escenas presentadas con imágenes cinematográficas,  ya que estamos en un espectáculo de 100 minutos, así como una mayor atención a la manipulación de las marionetas.

No debo extenderme mucho más sobre este festival dadas sus grandes proporciones; me limitaré a citar los tres grupos españoles que estuvieron presentes: Xavier Bobés con Cosas que se olvidan fácilmente, la Compañía David Ymbernon con el espectáculo de teatro de objetos The homes of Latung La Lay, y la Agrupación Señor Serrano de Barcelona con su espectáculo audiovisual A house in Asia.

Concluyo los comentarios sobre FIDENA, uno de los festivales más grandes y de más acertada programación, citando dos de los grupos de mayor reconocimiento que han sido presentados en esta edición, me refiero al histórico Mimo Cuticchio con sus pupis sicilianos y a NevilleTranter con su grupo Stuffed Puppet Theatre y la obra Babylon.

¡Larga vida a FIDENA y a UNIMA!

 

Felipe Garduño Hernández
Consejero Internacional de UNIMA

Sestao, 20 de mayo de 2018

Etiquetas: , , , , ,