El domingo 8 de abril tuve la oportunidad de asistir a uno de los “ensayos abiertos” que la compañía El Dit al Nas hace de su espectáculo Los viajes de Philemón, próximo a estrenarse en La Mostra d’Igualada, 29ª Feria de Teatro Infantil y Juvenil.

Es difícil hacer una valoración de un montaje que está, aún, en un proceso de creación, pero me he animado a escribir porque lo que percibí como espectadora fue un enorme interés por llevar a cabo un laudable trabajo interdisciplinar.


Salir de la zona de confort no es nada fácil, y valoro que compañías emergentes busquen nuevos discursos en escena, y se atrevan a re-interpretar los clásicos.

Los viajes de Philemón, está basado en el tebeo con el mismo nombre del dibujante francés Fred, un conocido referente para los amantes del cómic. Su obra se publicaba en la revista infantil catalana Cavall Fort, en la década de los 80, y no ha sido hasta el año pasado cuando sus seguidores pudieron disfrutar de la versión completa (Philémon: Integral 1. Fred. ECC Ediciones). No sé si es casualidad, o si los creadores de esta versión escénica eran lectores de Filalici, nombre con el que  se conoce al personaje principal de este cómic, pero lo cierto es que llevarlo a escena es todo un acierto y, por supuesto, un riesgo más que plausible.

Con una estética psicodélica, Fred creó un cómic fuera de cualquier limitación o etiqueta, donde la incongruencia y lo absurdo forma parte de la verosimilitud del discurso propuesto. Por tanto, es todo un mérito que Ivo G. Suñé y Agnès Monferrer hayan decidido embarcarse en un viaje creativo para sintetizar y adaptar al lenguaje escénico las aventuras de Philemón.

Philémon es un adolescente de campo francés, quien viaja por mundos alucinantes. En estos lugares las reglas suelen ser grotescas, sus habitantes criaturas extrañas e incluso los mapas geográficos presentan transformaciones. Todo esto lo puede recoger un espectador infanto-juvenil con gran facilidad y re-organizarlo en su propio discurso. Para los creadores puede ser una fuente inagotable de ideas y es difícil decidir cómo y qué llevar a escena. Por su parte, la compañía ha integrado varias técnicas en su propuesta: sombras, proyecciones y títeres, para dar cabida a esos mundos dispares que atraviesan  Philemón, hilar la dramaturgia y entrelazar sus universos.


El montaje de las proyecciones es magnífico y absorbe la atención del público, llevando el ritmo del montaje. Algo que contrasta con el trabajo de sombras, que demanda esa capacidad del espectador para completar las acciones de los personajes, y que nos permite relajar la atención en un código mucho más lúdico. Lo mismo pasa con los títeres, que nos acercan a los  personajes  principales, como si verlos en todas sus dimensiones nos ayudara a conocer sus debilidades, deseos y sus vínculos en un mundo que no deja de sorprendernos.

Lo interesante de este montaje no es sólo lo que muestra, sino lo que deja de mostrar, eso que se escapa, en el cómic, de la viñeta y que en la puesta en escena nos permite empatizar con Philemón y su imaginario. Esta forma de recrear el cómic original beneficia a todas las disciplinas integradas: despierta el interés del cómic a los amantes de los títeres y curiosidad por los títeres a los amantes del dibujo.


Desde mi punto de vista, este montaje cuenta con varios puntos fuertes: un enorme trabajo de investigación que se desvela en una puesta en escena reflexiva y estudiada, una adaptación que puede ser el comienzo de otros viajes, una música en vivo que emociona.

Desde el punto de vista el receptor, los adolescentes pueden encontrar en la obra una respuesta a sus necesidades como espectadores imaginativos y aventureros que son. Los viajes de Philemón tiene un gran gancho por la sátira presente en algunas de sus escenas, y porque su protagonista defiende su espacio y sus propias reglas, por encima de todo.

La compañía El Dit al Nas puede descubrir en Los Viajes de Philemón el camino para seguir creando y creciendo sin límites, ahora solo toca afinar, conseguir el ritmo y lanzarse por el pozo en busca de aventuras.

Los Viajes de Philemón es una producción de la Cia. El Dit al Nas.
Las fotografías de este artículo son de Joan Gorro.

Ficha artística:

Idea original: Ivo G. Suñé y Agnès Monferrer, a partir del cómic Philemon de Fred.
Dirección: Cia. El Dit al Nas el
Ayudante de Dirección: Martí Doy.
Dramaturgia: Adaptación del cómic “Philemón”por Ivo G. Suñé y Agnès Monferrer.
Composición musical: Agnès Monferrer.
Escenografía: Ivo G. Suñé, Nelo Sebastián, Carlos Gallardo.
Diseño y construcción títeres: Martí Doy, Ivo G. Suñé, Nelo Sebastián, Carlos Gallardo.
Diseño y vestuario: Paulette Sanmartín.
Manipulación: Ivo G. Suñé, Nelo Sebastián, Carlos Gallardo.
Diseño de iluminación y técnico de luces y sonido: Ivo Garcia Suñé.
Promoción y difusión: Montse Ferrer.
Video-proyecciones: Carlos Rufete y Marc Pagès
Fotografía y vídeo: Carlos Rufete.
Gestión y Administración: Agnès Monferrer.
Producción y coordinación: Ivo G. Suñé.
Coproducción: Zia Guantazo, Cal Teatre, Vudú Teatro, Contrafilms.
Ideado, creado y producido en el taller creativo Can Rita (Arenys de mar)

 

Irma Borges.

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , ,