Siguiendo con nuestra intención de mostrar la realidad titiritera de Cuba, publicamos este texto de Blanca Felipe Rivero sobre la compañía de La Habana Teatro La Proa. Se trata de un grupo joven con diez años de experiencia que se toma muy en serio su trabajo, dirigido especialmente al público infantil. Como la mayoría de las compañías cubanas, intentan a enfrentarse a textos clásicos de la literatura con puestas en escena en la que se combina casi a partes iguales el trabajo actoral con los títeres.

La indagación en el trabajo titiritero para una multiplicidad de técnicas y recursos expresivos, la autoría de un diseño propio, la animación estudiada y la orientación de temáticas en la dramaturgia que dialoguen con el horizonte de expectativas del receptor de nuestro tiempo, así como el ejercer como voceros de la labor del movimiento titiritero cubano, son aspectos medulares que identifican la presencia de Teatro La Proa en la escena cubana.

Teatro la Proa
Romance en Charco Seco.

La evolución de esta  década inicial da señales de un crecimiento plural que va desde las herencias de oficio de grandes de la escena nacional hacia un discurso poético de identidad. Lo distingue el pequeño formato para historias complejas, trabajosas y atrevidas que abarcan el universo infantil y adulto.

El espectáculo de clowns Travesuras de narices rojas nacido del dueto Erduyn Maza y Kenia Rodríguez nutridos por la sabia de Lida Nicolaeva, cuando integraron el grupo Calidoscopio, marca el 1ro de junio del 2003 como el  nacimiento de Teatro La Proa, justo el Día Internacional de la Infancia. Luego, bajo la tutela del maestro Armando Morales junto al texto Hay que buscar un diablito, de Daniel Di Mauro; surge el espectáculo Los diablos en la maleta, en el año 2004, que obtuvo Premio ASSITEJ y la Mención de actuación femenina a Kenia Rodríguez en el Festival de Teatro profesional para niños y jóvenes de Guanabacoa 2005. Aquí se trabaja una combinación de clown con títeres, a veces unidas y otras no, que constituye una variante dentro de la línea artística de grupo que se sostiene hasta la actualidad.

Teatro la Proa
Aires de Fiesta.

Los inicios con Nilsa Reyos y Armando Morales, dos grandes del diseño y realización, se enlazan a partir del 2006 con la entrada de Arneldy Cejas a la agrupación, trayendo consigo una herencia de oficio y talentos desde la Matanzas titiritera y desde su labor como diseñador de carteles, atrezista y actor titiritero desde el magisterio de René Fernández, en Papalote y las enseñanzas e influencias de Zenén Calero, Jackelíne Ramírez y Rubén Darío Salazar.El clásico de Fernández Historia de burros es una derivación de estos dominios para un unipersonal de Cejas, el espectáculo con que se despide de Papalote e integra Teatro La Proa.

Teatro la Proa
Historia de Burros.

Nace Aires de fiesta en el 2007, espectáculo de clown que ha transitado como ninguno por todo el país, lidiando por carpas, hospitales, espacios rurales y poblados, en instituciones, festivales y salas teatros. Trabajo desde la perspicacia y la apropiación de lo teatral con el Pachuco de Cejas, el Pirulete de Maza y la intermitencia de la Clavelina de Kenia Rodríguez.

Para el 2008 de la artesanía de Cejas brota una pléyade de figuras féminas para un Show de estrellas en la variante de todos los tiempos de los títeres en el doblaje de números antológicos de la música cubana y foránea (parlantes con varillas, peleles de piso y de mesa). Gala de animación  y divertimento para adultos del dueto Erduyn – Arneldy.

Teatro la Proa
Los diablos en la maleta.

En el año 2009 comienza una etapa fundamental en la historia de Teatro La Proa, signada por la apropiación de los clásicos de la literatura y el teatro a manera de expresión del equipo de trabajo, al que me uno como dramaturga, asesora teatral y asistente de dirección. Se incorpora así mi experiencia escénica y la academia calzada por el grupo Los Cuenteros y Félix Dardo que estará presente durante todo el quinquenio.

Con el espectáculo ¡Cenicientaaaa!!! del original La cenicienta alada, de mi autoría, ocurre la primera dirección artística de mediano formato y mayor complejidad de Cejas; además, de los diseños y construcción que en lo sucesivo se mantendrá hasta la fecha. Teatro de cámara, espacio reducido para dos titiriteros: Erduyn junto a Elizabeth Alpízar al principio y posteriormente con Kenia. Con esta propuesta encontramos el traslado de un clásico a un discurso contemporáneo, hipérboles y atrevimientos escénicos, simultaneidades del texto y de la escena que se acoplan para un decir movilizador con peleles de piso y música original de los jóvenes Denis Esteban y Aliesky Pérez.

Teatro la Proa
Cenicientaaaa.

Códigos no edulcorados, contrastes de crueldad con ternuras, sin la asepsia casi generalizada del teatro para niños cubano, que da inicio a una mirada diferente e identifica desde entonces a Teatro La Proa con ecos en el criterio especializado. En el XVII Festival de Pequeño Formato, de Santa Clara 2009,  obtuvo Premio Ópera Prima a la puesta en escena, para Arneldy Cejas, Mención de actuación masculina a Erduyn y el Premio del Centro Provincial de Casas de Cultura por la obra de mayor comunicación con la comunidad.

Estas experiencias tuvieron su continuidad en el propio año 2009 con Aventura con el televisor, esta vez con dramaturgia de Erduyn Maza y mía, a partir del singular volumen Cuentos para jugar, de Gianni Rodari, para un final acorde  a nuestros objetivos: un taller con niños donde ellos opinaran sobre el mundo a partir de una historia adulta. La responsabilidad ante la noticia y  el audiovisual en la vida moderna. Un teatrino y solo dos titiriteros con títeres de guante y una multiplicidad de personajes y elementos para animar. La materia y el oficio de moldearla para expresar nuevamente con la dirección, diseños y construcción de Cejas y la interpretación de Erduyn y Arneldy que obtuvieron mención de actuación masculina por la validez y acople de sus interpretaciones en el XVIII Festival de Teatro de Pequeño Formato en Santa Clara 2010. En este mismo año Maza fue nominado al Premio de actuación Adolfo Llauradó.

Para el tercer título de esta nueva etapa se selecciona otro clásico El libro de la selva, de R. Kipling. Erduyn Maza asume la escritura en Mowgli, el mordido por los lobos, con una síntesis y certeza titiritera que seduce. El tema de la búsqueda de identidad se expresa en una sucesión de tipos de muertes y aperturas de vida, el niño Mowgli ante la disyuntiva de sus dos hogares: la selva y la aldea, el desarraigo muy cercano a la familia cubana como nuestra estética dicta.

Teatro la Proa
Mowgli, el mordido por los lobos.

Mowgli… se convierte en la certeza de un camino en Teatro La Proa para el acople profundo de un equipo de trabajo desde el propio proceso. La habilidad de Arneldy Cejas para trabajar con la tela y el parche que viene desde Historia de burros y ¡Cenicientaaaa!!! para fabular desde los espacios. Espectáculo de una gran fuerza visual, con un diseño original para el cartel y programa de mano creado por la reconocida artista plástica Zaida del Río, calzado por una excelente banda sonora con música tradicional india, la luz y el color armando texturas, las trasparencias de los telones-biombos por donde transitan peleles de piso humanos y animales como artificios entre las manos y el alma de los animadores que simultanean y comparten personajes en una atmósfera sugestiva y de una interacción muy intensa con el espectador, lo que le valió dos Premios Caricato, de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), a la puesta en escena de Arneldy  Cejas y a la actuación de Erduyn Maza.

Desde el 2007, Teatro La Proa está vigente en la Televisión Cubana ya que casi todos sus actores forman parte de los elencos de las series y programas habituales, con títeres o sin ellos. También una presencia en la dramaturgia  y el diseño de muñecos para este medio. Entre las colaboraciones más importantes se encuentran Despertar con Pelusín, dirigido por Julio Cordero y guiones de Freddy Artiles; Sopa de palabras, Barquito de papel, Entre amigos, El elefante y la hormiga y De tardecita, este último ya cumplió dos años en pantalla con el elenco de nuestro grupo y niños aficionados. Una idea original y guiones de Erduyn Maza y Yani Martín.

Teatro la Proa
Show de estrellas.

En pleno 2013  se trabaja de vuelta a los clásicos  con Amor de Don Perlimplín con Belisa en su jardín, de Federico G. Lorca en un traslado de Erduyn Maza al contexto rural cubano con el nombre Romance en Charco Seco desde la mirada de un festejo ligado a  costumbres y tradiciones criollas del folklor campesino, en especial a las Parrandas del centro de la Isla. Desenfado y cubanía. Esta vez con imagen de cartel y programa de uno de los grandes del periodismo gráfico y la plástica cubana, Manuel Hernández.

La creatividad de Cejas se exalta  en una profusión de cincuenta y dos figuras, títeres de varillas y marotes, fundamentalmente, en una diversidad de rostros con rasgos fuertes y precisos y un gusto por el detalle en el attrezzo que sobrecoge. Nuevamente telones en la técnica del parche con dominio de espacios y atmósferas, retablos de diferentes niveles a escala mayor, verde paisaje cubano de palmas reales.

Teatro la Proa
Retablo.

Una vez más la música es original, pero ahora creada y ejecutada por el Quinteto Criollo, prestigiosa agrupación de música tradicional campesina con el canto del laúd y el tres liderada por Mario Gutiérrez, mezcla con bolero-chá, son montuno con coros, coplas e improvisaciones laudistas, tonadas libres y punto guajiro.

Con este espectáculo la agrupación da entrada a nuevos actores: Frank A. Mora, Claudia Monteagudo, Maribel García, Yani Martín junto a Sara Miyares, una actriz de gran trayectoria que nos acompaña desde Mowgli, el mordido por los lobos.

Teatro La Proa ha tenido una amplia presencia en la comunidad desde su propio espacio de ensayos con una Peña vinculada a  las aulas con niños de escuelas primarias y en una labor pedagógica que no solo se circunscribe a las funciones dentro y fuera de una sala; sino, en talleres con niños y jóvenes instructores de arte, promotores culturales y directores de Centros Provinciales de Casas de Cultura.

Teatro la Proa
Arneldy, Blanca y Erduyn.

Desde mi propia labor como profesora de la Facultad de Arte Teatral donde presido la Cátedra Freddy Artiles que se ocupa del teatro de títeres para niños y con niños se generan actividades conjuntas con Teatro La Proa, no solo para los estudiantes del Instituto Superior de Arte sino también para el movimiento teatral, teniendo presencias  en Jornadas Científicas. Mi labor teórica y de publicaciones identifica también al grupo.

Somos parte del equipo gestor de la Bacanal de teatro de títeres para adultos, teniendo además una amplia participación en  eventos, festivales y certámenes a lo largo de esta década con la atención del público y de especialistas en disímiles espacios de presentación, dígase entre otros: Taller Internacional de Títeres, de Matanzas; Festival Nacional de Teatro de Camagüey, Festival Internacional de Teatro  de La Habana, Temporada de payasos Narices Rojas, Festival de Pequeño Formato de Santa Clara, Feria Internacional del libro.

Lo cierto es que Teatro La Proa bajo la dirección general de Erduyn Maza hace sentir sus ecos como miembros activos de la UNEAC, de los ejecutivos de la UNIMA y ASSITEJ cubanas, como gestores y dinámicos participantes de boletines (Matiné, de la ASSITEJ y Timonel, de Teatro La Proa) pero con colaboraciones fundamentales en la revista La Jiribilla, Boletín Pelusín el Mensajero, la revista Tablas, revista de literatura infantil En julio como en enero, Foro de ATINA; así como diversos sitios y páginas digitales.

En diciembre del 2013 se sella una década de trabajo artístico de Teatro La Proa con la constancia acunada por la fe en el arte del títere y el caudal de sus teatralidades, camino que de seguro seguirá transitando con luz.

Teatro la Proa Blanca Felipe Rivero
*Dramaturga, investigadora, crítica teatral y profesora del Instituto Superior de Arte de La Habana. Es asesora dramática de Teatro La Proa.

Etiquetas: , ,