(Diablo de Cesário Cruz Nunes. Museu da Marioneta de Lisboa.)

El pasado mes de marzo se cumplieron los siete primeros años de Titeresante y sus dos portales hermanos, Putxinel·li y Puppetring, un proyecto que nació con la intención de dotarse de un medio de comunicación lo suficientemente amplio y abierto para acoger en él contenidos relativos a las actuales prácticas del teatro de títeres. Una práctica que hay que poner en plural, pues pocas veces se ha visto como un género, hasta hace unas décadas muy concreto en su acepción, ha roto todos sus límites, en una tremenda pulsión por extender sus variopintas posibilidades de ser.

La Máquina de la Soledad, Microscopía & Oligor
Imagen de ‘La Máquina de la Soledad’, de Microscopía y Oligor.

Si lo miramos con distancia, lo podríamos calificar de explosión, una especie de Big Bang teatral que ha roto todas las costuras de un género que todavía muchos ven como algo tradicional dirigido a los niños. Y es tan grande el círculo expansivo alcanzado, que se hace difícil a día de hoy definirlo como sector. Desde Titeresante, nos gusta verlo como un círculo acordeón que se abre a hibridaciones distintas según donde se ubica cada artista. Un círculo con un centro ocupado por las Grandes Tradiciones de Títeres y Sombras, que siguen irradiando sus fecundas vibraciones, y a cuyo alrededor se sitúan los variopintos practicantes: en su cercanía los que gustan reflejarse en los modelos tradicionales, otros más alejados de los mismos pero sin perderlos como referente de partida, y luego todos los que buscan mestizarse con formas distintas o complementarias, a veces a muchas leguas de distancia.

Imagen de ‘El domador de vientos’, de Didier Maes.

Asistir a los actuales festivales que tienen lugar en la Península Ibérica (la primavera es una época excelente para los títeres y sus adláteres y parientes) es una buena manera de conocer esta realidad tan rica y poliédrica, en la que todas las combinaciones son posibles: danza, gesto, cuerpo, objetos, títeres, muñecos, dobles, maniquís, máquinas, robótica, escultura, sombras, video, grandes dimensiones, miniaturas, figuras volantes…

Guignol. Museo del TOPIC. Exposición Rutas de Polichinela.

Con esta apuesta por la diversidad múltiple de sus formas, el nuevo (y viejo) teatro de títeres entra de lleno en los campos de la Contemporaneidad, palabra por la que entendemos los ámbitos abiertos a la creatividad del pensamiento y de las artes, con la finalidad de encontrar encaje a las tremendas aceleraciones de los cambios mentales, tecnológicos y ambientales en nuestro planeta.

Imagen de ‘Alicia y las Ciudades Invisibles’, de la cia. Onírica Mecánica.

Y es curioso que tantos artistas y creadores contemporáneos recurran a los lenguajes tradicionales del títere, de las sombras o de la multiplicación figurativa animada en el escenario. Quizás con la intención de hallar lenguajes más próximos a la imagen y a una Visión de aquellos contenidos que se resisten a dejarse atrapar por los cerrojos de la palabra y de la psicología humana. Contenidos que muchas veces suelen ser los más interesantes y novedosos. De ahí el recurso a los objetos, que dicen tanto sin necesidad de hablar.

El Zorro, d'Eudald Ferré i Luca RongaEl Zorro, d’Eudald Ferré y Luca Ronga.

Y sin embargo, lo bonito y lo insólito de este nuevo teatro de títeres ampliado es su configuración como un espacio donde conviven la tradición y la vanguardia. Poder asistir a espectáculos situados en una línea tradicional, a veces de formas centenarias o incluso milenarias, junto a otros que se escapan hacia las hibridaciones, suele ser una de las características más atractivas del género.

Titella de la Familia Anglès. Fondo del MAE – Museu de les Arts Escèniques, Barcelona.

Los Festivales que se agrupan en estos meses primaverales son y serán ocasiones únicas para los amantes de lo nuevo y de lo viejo, en estas artes de la figuración que aún remontándose a las más arcaicas épocas de la Humanidad, nos abren sin miedo y sin tapujos hacia el futuro de nuestras sociedades.

Venus anatómica del Museo de la Medicina de Barcelona. Escogida por los Hermanos Quay. Exposición Metamorfosis, CCCB, Barcelona, 2014.

 

Etiquetas: , ,