(Iñaki Juárez y Julia Juárez en plena actuación)

El Teatro Arbolé celebra este año su 40 aniversario y lo quiere hacer como es propio hacerlo en el teatro: con nuevas producciones y mirando siempre hacia el futuro,. Para ello, presenta del 20 al 23 abril las primeras representaciones de la obra titulada ‘Un día en el Teatro’, un viaje iniciático al mundo de las artes escénicas en el que la compañía reúne a dos generaciones de actores titiriteros.

Las funciones serán del 20 al 23 de abril en el Teatro Arbolé de Zaragoza, con siete sesiones: sábado a las 18h, domingo  a las 12h y 18h,  lunes a las 12h y 18h  y martes a las 12h y 18 h. Entrada: 7,50€

La directora Alicia Juárez, los actores titiriteros Iñaki Juaréz y Julia Juárez, y el director gerente de Arbolé, Esteban Villarrocha.

“Un día en el Teatro” es un viaje de iniciación al teatro ofrecido de manera natural. El espectáculo está pensado para que sea la primera, o una de las primeras experiencias teatrales de los niños como espectadores. Pretende acerca e iniciar en los diferentes lenguajes teatrales: el mimo, la danza, el clown, los títeres, el circo, la música, etc. De una manera sencilla, el espectáculo hace un recorrido por los géneros más conocidos de las artes escénicas. Una obra que los responsables de la compañía recomiendan a spectadores a partir de 2 años.

El espectáculo comienza utilizando la luz, que toma forma hasta llegar a convertirse en un personaje. Este personaje adquiere corporeidad, es el actor, ahora identificado por la nariz roja de los payasos, que tan pronto los niños comienzan a reconocer, Esta nariz es desde el principio hasta el final fuente de conflicto y de juego. Los actores se mueven, juegan con la luz, tropiezan, caen, vuelven a levantarse en un juego rítmico que termina convirtiéndose en una coreografía.


Con el movimiento rítmico surge la danza, el lenguaje del cuerpo. La nariz de payaso vuelve a ser el motivo para la aparición de un nuevo personaje, que capta la atención de los espectadores, y que hace aparecer más narices rojas de la nada. Es un mago, que juega con el público y con el otro personaje inicial de esta historia. Y, de ese juego entre los dos, surgen primero las onomatopeyas, después la palabra, después el texto, luego la historia y por último, la narración.

Y con el mismo orden natural llegamos a los libros. Son libros con ilustraciones, libros conocidos que cuentan historias conocidas, con las que los niños se encuentran cómodos. La lectura como elemento formativo. El libro como escenografía de la que surgen miles de personajes. Nuestro personaje más querido: Pelegrín, en su línea de no hacer nada de lo que se espera de él, se escapa de uno de los libros, deja de ser una ilustración para ser él, un personaje teatral, un títere. Y lo cuenta al público, les enseña cómo está construido, cómo se mueve y también cuenta su historia. Se hacen presentes los títeres como lenguaje teatral.

Con Pelegrín.

La escenografía se ha realizado con la idea de que la representación transcurra en torno al mundo secreto y misterioso de los libros. Abrir y cerrar libros, ver y leer libros, imaginar libros, convertirlos en personajes, fabricar las historias contadas con letras en imágenes, en representaciones. El espectáculo es un juego para desarrollar la imaginación y acercarnos a la literatura, a los libros y a las bibliotecas como lugares fantásticos, porque el ser humano es lenguaje y memoria.


“Un día en el teatro” es, en suma, una obra llena de simbolismos y reivindicaciones. Con este espectáculo, Arbolé  sigue acercando a los espectadores más pequeños al mundo del teatro; para poner en valor la importancia de los géneros teatrales: el circo, los títeres, los actores, la música y la danza. Desde el primer momento construye  todos los personajes con un fin: educar en la comprensión de los lenguajes teatrales. Con la representación pretende que el teatro deje un recuerdo en los espectadores más pequeños que perdure en todo su proceso de aprendizaje y perdure en su crecimiento.

He aquí la ficha artística del espectáculo:

– Idea Original: Iñaqui Juárez Montolío.
– Dirección: Alicia Juárez Sallén.
– Actores/titiriteros: Iñaqui Juárez Montolío, Julia Juárez Sallén.
– Música y diseño luces: Óscar Carreras.
– Diseño escenografía y vestuario: Virginia Allué.
– Realización Escenografía y muñecos: Teatro Arbolé.
– Producción: Teatro Arbolé.


Canción  final – Un día en el teatro

Aquel día que fui al teatro,
la historia que allí vi,
fue el día que se encontraron,
y contra un dragón lucharon,
Madalena y Pelegrín.

Aquel día que fui al teatro,
de un libro vi salir
un guante cabezón
manazas y narigón,
que se convirtió en Pelegrín

Aquel día que fui al teatro,
de un libro vi salir
a Pinocho y Caperucita,
y al lobo disfrazado de abuelita,
que también estaba allí.

Cuando me quiero divertir
pinto de rojo mi nariz.
La vida es como un teatro
donde pasar un buen rato,
disfrutar y ser feliz

Aquel día que fui al teatro,
a Pepino conocí
Con su mo…mo… monociclo
como si estuviese en el circo
sin parar, nos hizo reír

Cuando me quiero divertir
pinto de rojo mi nariz.
Y la vida es como un teatro
donde pasar un buen rato,
disfrutar y ser feliz

Si te quieres divertir
pinta de rojo tu nariz,
da igual que sea de pato,
de lobo, de bruja o de gato.

Ven al teatro a ser feliz.
Ven al teatro a ser feliz.

En el teatro soy feliz… porque me vengo a divertir.

Etiquetas: , , ,