Del 23 de diciembre de 2016 hasta el 5 de enero de 2017, el Teatre Principal de Alcoy, en el País Valencià, acoge con funciones diarias al famoso Betlem de Tirisiti, una de les reliquias más interesantes, vivas y atractivas de las representaciones de títeres que se hacían antiguamente por toda la Península en Navidad. Patrimonio de la ciudad de Alcoy y declarado en el año 2002 Bien Inmaterial de Interés Cultural, el Betlem de Tirisiti se halla hoy en manos de la compañía de teatro La Dependent, encargada también de gestionar el Teatre Principal. Hemos dicho reliquia, pero en realidad constituye una forma teatral llena de actualidad y que goza del fervor del público local e internacional, que llena todas las sesiones programadas con gente en la calle.

Ya había visto el Betlem en la Sala Tarafa de Granollers, durante la última Passada, una fiesta popular de esta ciudad catalana (ver aquí), en una versión muy conseguida adaptada a la capital del Vallès Oriental, pero quería verlo en su lugar de origen.

Alcoi, Tirisiti

Nada más llegar a la Plaza España, centro neurálgico de la villa y donde se encuentra el Ayuntamiento, me topé con la imagen del Tirisiti bien situada en una instalación escultórica en el centro mismo de la plaza, a modo de reclamo municipal de la Navidad. También comprobé más tarde su popularidad local, al descubrir profusión de escaparates que reproducían escenas o la simple imagen del Tirisiti, el personaje central del Betlem.

Alcoi, Tirisiti

En una esquina de la plaza se encuentra el Teatre Principal, y allí me dirigí con ánimos de ver la función en una de las sesiones escolares. Un par de autocares descargaban al público y, tras presentarme a la jefa de sala, fui muy amablemente invitado a entrar en las dependencias interiores del teatro. En una antesala había una magnífica exposición de figuras del Betlem, las pertenecientes a los grupos de Moros y Cristianos que suelen aparecer en la representación para adorar al niño Jesús.

Alcoi, Tirisiti

Se trataba de donaciones de las distintas comparsas o filaes de moros y cristianos que existen en Alcoy, con reproducción aproximada de sus vestidos, aunque por supuesto sin las extravagancias llenas de fantasía y de vistosas ornamentaciones que suelen llevar en los desfiles.

Alcoi, Tirisiti Alcoi, Tirisiti

Me sorprendió que prácticamente todas las figuras llevaran un cigarro en la boca, seguramente un caliqueño, algo que por lo visto era tradicional entre los participantes, una provocadora incorrección a día de hoy que me encantó. No creo que todos los figurantes humanos desfilen fumando en la actualidad, aunque sí me imagino que algunos seguirán siendo fieles a la tradición.

Para las funciones, se recorta la platea del Teatre Principal y se instala en ella una grada que permite la buena visibilidad de las marionetas. También se eliminan los pisos superiores con una lona pintada que hace de techo para la Navidad.

Alcoi, Tirisiti

Ocupo un asiento y entran los niños con los maestros. Llegan de toda la provincia, tal es la fama del Tirisiti. En una mañana pueden hacerse entre cuatro y cinco representaciones, más dos o tres por la tarde.

Se levanta el telón y entramos de lleno en el tema navideño. San José y la Virgen María buscan donde pasar la noche. Las puertas se les cierran sin miramientos. La misma casa del Tirisiti es una de las que les cierra el paso. Cuando llegan los soldados de Herodes con sus aciagas intenciones, una palmera esconde milagrosamente a la sagrada familia. Finalmente continúan su camino y vemos aparecer el pesebre con los personajes icónicos bien puestos para ser adorados. Una narradora cuenta con un texto rimado en castellano y no sin un cierto sonsonete malicioso, el relato bíblico del nacimiento. Llegan los reyes magos. Las apariciones del ángel y de la estrella que les indica el camino se producen muy teatralmente, a golpe de platillo, y los reyes montados en sus caballos se van acercando desde el lejano horizonte. Momentos siempre divertidos los de la adoración de los reyes, con la tonadilla rimada de la narradora.

Y una vez relatados los hechos fundamentales del Belén, empieza el sainete costumbrista, con el personaje del Tirisiti, de ascendencia confusa (¿labrador, obrero, pendenciero, un buscavidas…?), su mujer que se entiende con el capellán, el Abuelo de armas tomar, personaje muy conocido por el público, los feligreses que van a misa, y Clásico, el famoso torero que fue de Alcoy y que se las tiene con un toro. Tras los olés, es el Tirisiti quién debe lidiar con él. En esta parte costumbrista, los personajes hablan siempre en valenciano.

El ritmo es perfecto, como tiene que ser en una representación de títeres populares, bien salpicado de golpes, movimientos rápidos que provocan la risa del público, sonoros cierres de puerta y músicas que ambientan algunas escenas. Y lo mejor de todo, el aire fresco e irreverente de las situaciones, una preciosa educación sentimental para los más pequeños, que aprenden de viva voz el buen humor y algunos chascarrillos de los mayores, con escenas flagrantes de infidelidad, curas libidinosos, abuelos fieros, devotas ridiculizadas, o el mismo Tirisiti tratado como un vago y un sinvergüenza.

La mayoría de los niños conocen las canciones y a los personajes, y se dejan maravillar por los efectos escénicos de las marionetas, atrapados por el ritmo de la representación y su desarrollo argumental.

Al acabar la función, conozco a Joanfra Rozalén, uno de los directores de la compañía y responsable de comunicación, quién me invita a visitar por dentro el teatrillo y ver una representación desde el interior. Acepto encantado. Conocía ya a algunos miembros de la compañía, por haberlos encontrado en Granollers, y nos saludamos. Pero no hay mucho tiempo para charlas. Hay que prepararlo todo para la nueva función y los niños del segundo turno ya están entrando en la sala.

Alcoi, Tirisiti

Me instalo en un lateral donde no molesto. Son seis personas las que lo mueven todo, las voces son en directo y las músicas grabadas han sido recuperadas de viejas versiones utilizadas por el Betlem. Veo que hay dos personas de más: les están enseñando, aprenden las rutinas de manipulación, los trucos y los modos de entrar, salir y sacar los decorados. Se aseguran así que existe una buena cantera de actores con capacidad de tomar el relevo en caso de necesidad.

El ajetreo es intenso, los actores manipuladores muestran la relajada tensión de los que ya tienen una larga experiencia en el arte de los títeres. Pero no hay que despistarse. El ritmo impone que las escenas se sucedan casi con vértigo, pues una de las gracias es que no haya momentos vacíos ni se alarguen las transiciones.

Alcoi, Tirisiti

Al acabar, comparto con los actores titiriteros el secreto sonoro de la lengüeta, con la que se expresa el personaje principal, Tirisiti. Usan una pequeña de plata que produce un sonido vistoso y agradable, sin estridencia alguna. La narradora suele traducir las palabras de Tirisiti para que el público las entienda bien. Yo saco mi lengüeta e intercambiamos sonidos y experiencias.

El entreacto termina pronto: una escuela está ya entrando en la sala. Me despido y Joanfra me acompaña a la salida.

Me cuenta que son muchas las invitaciones recibidas para desplazarse pero que se resisten a salir, al considerar que pertenecen a un lugar y a un momento del calendario, Alcoy y la Navidad. Sus actuaciones en Granollers fueron una excepción fruto de la amistad con algunos de los responsables implicados, y a la complicidad entre las dos ciudades. El resto del año, los actores trabajan con la compañía en producciones teatrales por todo el país, con un repertorio de teatro contemporáneo muy puesto al día. Pero cuando llega noviembre, todo se para, el Teatre Principal se transforma, y cada uno ocupa su puesto de combate en el Betlem de Tirisiti.

Alcoi, Tirisiti
Escaparate de una farmacia de Alcoy.

Lo más impactante de su labor es el apoyo incondicional que han conseguido del público de Alcoy, que consideran al Tirisiti como algo propio de la ciudad, un divertimento imprescindible de las fiestas de diciembre. Un gran mérito tienen los actores de haber mantenido el tono fresco, gamberro y arriesgado, con improvisaciones salpicadas de referencias a la vida local y a la política, últimamente muy agitada en las tierras valencianas, lo que explica que los mayores no duden en sacar sus entradas, con la excusa de llevar a los niños. Nada más ponerse a la venta las entradas a través de Internet, se acaban en poco tiempo, aunque siempre hay un número igual para los que acuden a comprarlas en directo el mismo día. Por lo visto, llegan espectadores de todas partes, no sólo del País Valencià: muchos alcoyanos emigrantes y sus familias que, al acercarse la Navidad, compran los billetes desde Australia, Estados Unidos, Alemania…

Las fiestas de Moros y Cristianos.

Dejo a la compañía absorta en sus labores teatrales y me dirijo al Museo de la Fiesta. Es lunes y debería estar cerrado pero estos días de Navidad son excepcionales: el Tirisiti está en marcha, llegan grupos de escolares y algunos de personas mayores para conocer la ciudad, y el museo no tiene más remedio que abrir sus puertas.

Está dedicado a las fiestas de Moros y Cristianos que se celebran en abril, en honor de San Jorge, patrón de la ciudad. Una fiesta de las más singulares que se hacen en España y que son el fiel reflejo del pasado histórico de estas tierras del Levante, donde los moros se instalaron durante tanto tiempo y que tantas huellas han dejado en el paisaje humano y natural. Rememoran hechos históricos de cada lugar, contiendas entre caudillos de uno y otro bando, que el tiempo ha convertido en legendarias.

En Alcoy se rememora la mítica batalla que tuvo lugar en 1276 a las puertas de la ciudad y que habría enfrentado a los habitantes de Alcoy con las tropas del Caudillo musulmán Al-azraq. Cuenta la tradición que en el momento clave de la batalla apareció la figura de San Jorge a lomos de un caballo sobre las murallas de la ciudad y que su figura decidió el resultado de la Batalla.

Lo bueno es que aunque haya vencedores y vencidos, no hay buenos y malos, pues tanto importan las agrupaciones de uno como del otro bando. Las arcaicas rivalidades son revividas en una catarsis de disfraces, desfiles, música y teatro. Las comparsas o filaes (en número de 28 en Alcoy) rivalizan con sus disfraces, sus armas de película y en sus modos de desfilar. Los cristianos avanzan nerviosos y audaces, los moros tranquilos y majestuosos. Las músicas que les acompañan expresan estas características. Como dice Ana María Botella Nicolás (ver aquí), refiriéndose al pasodoble Mahomet, escrita en 1882 por el compositor alcoyano Juan Cantó francés (1853-1906), ‘nace así el pasodoble sentat, es decir, aquél de corte moderado, reposado, elegante y señero’. En cuanto a la música que acompaña a los Cristianos, dice Botella: ‘La marcha cristiana es un género musical cuyo aire es de unos 85 M/M con predominio del sonido de los metales. Es música con clímax guerrero y compacto sonar de trompetería en la que, como se ha dicho, los metales priman sobre la madera.’

En el museo se reúnen unos buenos ejemplos de los disfraces utilizados, de una exuberancia inaudita, que los portadores llevan con desmedido orgullo. Parecen sacados de una película de Hollywood, con rasgos a veces neogóticos y hasta futuristas.

Las bandas de música.

En estas fiestas, como ya se ha indicado, la música es muy importante. Hay que tener en cuenta que nos encontramos en Valencia, tierra musical como pocas, donde cada ciudad, por pequeña que sea, dispone de su propia banda cuando no de varias, cada una con su escuela de música. Y no son bandas de tres al cuarto, sino verdaderas agrupaciones de músicos con estudios y mucho ensayo, lo que explica que en las orquestas del mundo haya tantos instrumentistas de viento de procedencia valenciana.

Museu de la Festa, Alcoi
Museu de la Festa de Alcoy

Fue en Alcoy  donde nació la música especial llamada de Moros y Cristianos, el único género compuesto ex profeso para banda que se materializa en tres formas: pasodobles, marchas moras y marchas cristianas. Dice la anteriormente citada Ana María Botella Nicolás: ‘El antecedente de estos actos culturales lo encontramos en la soldadesca o simulaciones de combate entre grupos de milicias de distinto bando donde los ciudadanos, disfrazados de soldados, combatían por las calles usando arcabuces y pólvora real. Éste será el inicio de una fiesta que irá evolucionando con el paso del tiempo. Fiesta que generará su propia música, conocida como la música festera o música de Moros y Cristianos y cuyo origen reside en Alcoy.’

Hoy en día, existen en la ciudad 4 bandas, a saber, la Joven Orquesta Sinfónica de Alcoy, el Centro Instructivo Musical Apolo (CIM) con su banda La Primitiva, La Agrupación Musical Serpis y Unió Musical d’Alcoy.

Pero atención, cuando en este abril de 2016 se celebraron las fiestas de Moros y Cristianos, ¡fueron 22 las bandas de música procedentes de todo el País Valencià las que desfilaron por Alcoy!: en concreto, las formaciones musicales de Agres, Atzeneta d’Albaida, Belgidense, Beniarrés, Beniatjarense, Benigànim, Benillobense, Gorga, Llutxent, L’Orxa, Penàguila, Planes, Quatretonda, Rafelguaraf, Instructiva de Real de Gandia, Artística de Real de Gandia, Torisense y Primitiva d’Albaida, además de las alcoyanas del Serpis, Primitiva, Unión Musical y Nova.

El momento  culminante fue cuando las 22 bandas se encontraron en la Plaza España para tocar juntas el Himno, uno de los puntos fuertes de la Fiesta, cuya ejecución se realiza siempre bajo la batuta de un director invitado. En el año 2016, fue Hiroshi Fujii, músico japonés que lleva años afincado en Alcoy y que se ha integrado plenamente en la ciudad y en sus festejos de Moros y Cristianos, sobre todo gracias a su pericia como «dolçainer».

Las Fiestas de Moros y Cristianos se realizan también en otras localidades, como Cocentaina, Elda, Petrel, Onteniente, Villena, Bocairent, Bañeres o Villajoyosa. Igualmente se celebran en la Región de Murcia, el este de Andalucía y algunas otras zonas limítrofes con la Comunidad Valenciana. Las ciudades que han sido consideradas Fiestas de Interés Turístico Internacional, son tres: Alcoy, Villajoyosa y Caravaca de la Cruz (infirmación sacada de Wikipedia).

Sorprende la fidelidad de estas poblaciones para con sus fiestas y tradiciones. En el caso de Alcoy, sin duda el carácter temprano de ciudad industrial centrada en el textil, con un potente y audaz movimiento obrero autóctono, explica este amor por la cultura capaz de valorar y conservar realidades como el Betlem de Tirisiti así como su rico tejido musical, sustento principal de las Fiestas de Moros y Cristianos. No en vano Alcoy acoge la Mostra de Teatre o Feria Valenciana de Artes Escénicas, tres teatros importantes como son el Principal, el Calderón y el de los Salesianos, varios auditorios y escuelas para la música, y la Escuela Politécnica Superior de Alcoy.

Una ciudad muy digna de ser gozada por los que aman las manifestaciones más vivas y singulares de nuestra cultura.

Etiquetas: , , , , ,