Tras una jornada inaugural ayer en Palma de Mallorca que llevó a la ciudad la parte principal de los actos programados (el festival ya ha empezado también en Sineu, Alcudia, Inca, Llucmajor y Pollença), es hoy, viernes 18, cuando se empiezan a desarrollar los espectáculos más atrayentes. Si ayer el músico argentino Santiago Moreno, con su compañía La Mue/tte, convocaba la ciudadanía a asistir a los espectáculos haciendo de Homme orchestre por las calles en dirección a Can Balaguer, y, ya de noche, nos dejamos cautivar por el espectáculo inaugural de Besllum, ahora con el grupo de música italiano zYp, de hecho la jornada sirvió para calentar motores y para acoger al conjunto de profesionales que este año asisten al festival. Será a partir de esta noche y, sobre todo, el sábado y el domingo, cuando veremos desarrollarse una programación pensada para que el teatro de títeres arraigue definitivamente y pueda conocerse su variedad y calidad.

En la vigésima edición, en total vamos a ver diecinueve compañías, de las cuales ocho son internacionales y seis de Baleares mismo. El resto provienen de Cataluña, País Valenciano y Andalucía. En conjunto, comprenden casi todas las variantes del teatro de títeres, figuras y sombras: espectáculos de calle y narraciones, proyecciones y guante, formas tradicionales y montajes innovadores. Es así que, con los años, el Festival de Teresetes de Mallorca ha ido forjando un sello por el que es reconocido en la isla y que le permite extender las actuaciones de las compañías invitadas por teatros de varias localidades. Desde su primera edición, el festival ha apostado por traer a Mallorca espectáculos exigentes para un público adulto sin renunciar a reivindicar la importancia cultural de los títeres para niños. De ahí el prestigio que se ha ganado.

La revista Titeresante, invitada

El Festival de Teresetes, dirigido por Aina Gimeno, se toma muy en serio las relaciones profesionales. No se trata de vender o promocionar espectáculos, compañías, productoras y productos, sino de crear espacios de diálogo para compartir experiencias y hacer crecer el conocimiento mutuo entre personas vinculadas a las infraestructuras teatrales, a las artes escénicas, los títeres. Por este motivo, gran parte de las actividades de los dos primeros días del festival en Palma son jornadas profesionales.

Con el objetivo de debatir sobre el papel de la crítica en relación al arte del teatro de figuras, la revista Titeresante fue invitada a una mesa redonda, junto con el crítico del periódico Ara Balears J. A. Mendiola, el productor y crítico teatral de Fancultura Javier Matesanz, y Federico Quetglas, director de la agenda cultural YouthingMallorca. Durante la conversación abierta con los asistentes, se hizo patente la necesidad de una crítica que supere la función de recomendar o no un espectáculo, que no sea vista como complemento a la promoción de una compañía, sino como fondo de conocimiento que permita educar y por tanto contribuir a generar nuevos públicos. Una alta ambición, teniendo en cuenta los mass media actuales.

Lumínic, de Besllum, en versión rock

La inauguración de esta edición fue a cargo de la compañía local Besllum. Lumínic, el montaje que produjeron en el marco de IF Barcelona 2016 con el músico Octavi Rumbau, ha sufrido algunas transformaciones. Para adaptarse al estilo del rock progresivo de los turineses zYp, ha prescindido de algunas de las imágenes que, en su primera versión, aportaban más densidad y profundidad a la fraseología visual creada por Joana Maria Pericàs y Pau Caracuel. La música, ahora, toma una relevancia que en ocasiones sobrepasa la de las proyecciones y sombras, lo que sin duda, con el tiempo, se irá equilibrando e irá cogiendo más solera. Sin embargo, el espectáculo consiguió situar el umbral de lo que se puede esperar del Festival de Marionetas muy alto. Como siempre.

 

 

Etiquetas: , ,